Fibromialgia: Síntomas, Causas y Tratamientos

Fibromialgia: Síntomas, Causas y Tratamientos

Fibromialgia: Síntomas, Causas y Tratamientos - La Fibromialgia es un término acuñado en 1976 (del latín fibra, fibra, que se refiere al tejido conjuntivo,del griego mio,músculo y algia, dolor) que se refiere a un grupo de síntomas y trastornos músculo esqueléticos poco entendidos, que se caracteriza fundamentalmente por fatiga extrema,dolor persistente, rigidez de intensidad variable de los músculos, tendones y tejido blando circundante, y un amplio rango de otros síntomas psicológicos, como dificultades para dormir, rigidez matutina, dolores de cabeza y problemas con el pensamiento y la memoria, algunas veces llamados «lagunas mentales»,que suelen impedir el funcionamiento rutinario del sujeto. Es un trastorno no contagioso presente en aproximadamente entre el 3 y el 6 por ciento de las mujeres jóvenes, comúnmente entre los 20 y los 50 años de edad.

La Fibromialgia está considerada un diagnóstico controvertido, y algunos autores afirman que no debe considerarse como una enfermedad debido, entre otras razones, a la falta de anormalidades en el examen físico, en los exámenes de laboratorio objetivos o estudios de imágenes médicas para confirmar el diagnóstico. Aunque históricamente ha sido considerada un trastorno musculoesquelético y neuropsiquiátrico, las evidencias de investigaciones realizadas en las últimas tres décadas han puesto de manifiesto alteraciones en el sistema nervioso central que afectan a regiones del cerebro que podrían estar vinculadas tanto a los síntomas clínicos como a fenómenos descubiertos durante investigaciones clínicas. Aunque todavía no existe una cura universalmente aceptada para la Fibromialgia hay tratamientos que han demostrado durante ensayos clínicos controlados ser eficaces en la reducción de los síntomas como la educación del paciente, el ejercicio, las terapias conductuales y, en ciertos casos, el consumo de ciertos fármacos.


Causas de la Fibromialgia

Su causa es desconocida. Sin embargo, se cree que puede ser desencadenada por situaciones tales como infecciones virales o bacterianas, un accidente, una enfermedad con dolor prolongado o simultanea, como artritis reumatoide, lupus o hipotiroidismo, una cirugía o un trauma ya sea físico o psicológico. Estos desencadenantes probablemente no causan la FM sino que parecen desencadenar alguna anomalía fisiopatológica latente que ya estaba presente en los pacientes.

Algunas teorías en investigación implican alteraciones de la regulación de neurotransmisores (serotonina), de la función del sistema inmunitario, de la fisiología del sueño o del control hormonal. Además se están utilizando técnicas de imagen para el estudio de funciones cerebrales y análisis virológicos para determinar el papel de las infecciones víricas en la FM. Aunque no se sabe con certeza, es probable que una respuesta anormal a los factores que producen estrés desempeñen un papel muy importante en esta enfermedad. La causa de la FM no es un capitulo cerrado en la medicina, aunque hay que reconocer que en la actualidad sigue siendo un misterio.

La Fibromialgia afecta hasta un 5% de la población incluyendo a los niños. Este trastorno puede ser hereditario, lo cual significa que afecta a varias personas en una misma familia, por lo tanto, usted puede tener miembros de familia con síntomas similares. Hay más mujeres que hombres que tienen Fibromialgia.


Fibromialgia Postraumatica

Hoy por hoy es imposible dar el porcentaje, siquiera aproximado, de fibromiálgicos que pueden indicar un traumatismo como inicio de su enfermedad, ya que la mayoría de los artículos publican series de casos de FPT y estudian o bien la influencia de su situación legal o bien su pronóstico como los 176 enfermos atendidos entre 1980 y 1990 o los 46 explorados en un estudio de cohortes. En cualquier caso, está claro que el gran número de ejemplos publicados en la bibliografía obliga a los médicos forenses a tener en cuenta a la Fibromialgia postraumática como entidad.

Greenfield publicaron que el 23 % de los fibromiálgicos que habían atendido podían identificar un suceso desencadenante de su enfermedad, por lo que les diagnosticaron fibromialgia reactiva. Los autores revisaron las historias clínicas de los 127 enfermos que habían acudido a su centro en un período de cuatro años y que cumplían los criterios diagnósticos de fibromialgia; en el grupo identificaron a 29 en quienes podía señalarse un hecho concreto poco antes del inicio de sus manifestaciones, como un traumatismo, una intervención quirúrgica o una enfermedad médica.

Borenstein investigó a 125 enfermos consecutivos, enviados al reumatólogo de una Unidad de Columna a lo largo de cuatro meses. A seis de ellos les diagnosticó fibromialgia primaria y a nueve, secundaria. Waylonis y Perkins entrevistaron a fondo a 67 personas afectadas de fibromialgia postraumática. El 61 % de los enfermos habían notado el inicio de sus manifestaciones después de un accidente de tráfico; el 13 %, después de una lesión en el trabajo; el 7 %, tras una intervención quirúrgica; el 5 %, después de una lesión deportiva y el 14 % lo notaron después de otros traumatismos distintos.

Al-Allaf compararon a 136 enfermos de fibromialgia y a 152 controles, pacientes de un centro sanitario no reumatológico. El 39 % de los fibromiálgicos refirieron haber padecido un traumatismo físico importante en los seis meses previos al inicio de su enfermedad, algo que había ocurrido al 24 % de los pacientes control, un porcentaje significativamente menor. Los autores no hallaron diferencias significativas entre los enfermos fibromiálgicos con antecedentes de traumatismo y los que no los tenían con respecto a las variables edad, sexo, duración de la enfermedad, empleo o tarea manual.

Para terminar este apartado, un dato más: parece que la FPT ha de aparecer en los primeros meses posteriores al traumatismo, porque los que han sufrido un traumatismo en el cuello, si no desarrollan fibromialgia en el primer año, tienen pocas probabilidades de sufrirla más adelante. En la investigación de Neuman sólo le ocurrió a una de las 58 personas que habían padecido una lesión en el cuello tres años antes, una incidencia de fibromialgia similar a la que se da en la población general.
White investigaron este aspecto enviando un caso clínico a distintos profesionales sanitarios canadienses: médicos generales, ortopedas, fisioterapeutas y reumatólogos y preguntándoles si estaban de acuerdo en que a la persona se le podía haber desencadenado una fibromialgia postraumática. Las características del profesional sanitario influían en la aceptación del diagnóstico, como por ejemplo el plazo transcurrido desde la titulación (los licenciados más recientemente estaban más dispuestos a aceptarlo) o la especialidad del facultativo (el 80 % de los reumatólogos lo aceptaba, pero sólo lo hacía el 30 % de los ortopedas).

De todos modos, los cinco factores del cuestionario que predecían con más fuerza el acuerdo o el desacuerdo con el diagnóstico de Fibromialgia postraumática fueron el número de casos de Fibromialgia diagnosticados cada semana por ese profesional, el sexo del lesionado, la gravedad de las lesiones iniciales, la fuerza del impacto y los antecedentes psiquiátricos del lesionado (estos dos últimos mantenían una relación negativa con el diagnóstico).

DolorPor otro lado, como ocurre en la mayoría de las enfermedades crónicas algunos facultativos dan mucha influencia a los factores psíquicos en la Fibromialgia  Ford representa el punto de vista extremo, al defender que esta enfermedad y la sensibilidad a muchos compuestos, entre otras, eran "diagnósticos de moda", que ocultaban somatizaciones o, directamente, histeria. En su artículo describió las características de esas "enfermedades de moda": (i) quejas subjetivas y vagas, que afectan a varios aparatos y sistemas del organismo, (ii) ausencia de datos analíticos que las confirmen, (iii) explicaciones cuasicientificas, (iv) solapamiento entre varios "diagnósticos de moda", (v) manifestaciones consistentes con depresión, ansiedad o ambas, (vi) negación por el enfermo de la existencia de tensión psicosocial o atribución de esta a la enfermedad.

Es posible que algunos enfermos se acerquen a su criterio, pero pueden aportarse muchas razones a favor de la existencia real de la Fibromialgia:
  • La gran cantidad de casos similares en distintos países del mundo.
  • El resultado de la exploración física de los puntos gatillo, algo difícil de conocer y de ser transmitido espontáneamente entre los enfermos.
  • Existen otras enfermedades que afectan a varios aparatos y sistemas del organismo y están plenamente reconocidas, como ocurre con la intoxicación crónica por disolventes orgánicos.
  • Las limitaciones en la explicación médica del problema o la falta de pruebas complementarias que refuercen el diagnóstico expresan nuestro desconocimiento de la enfermedad y no necesariamente que esta no exista. El artículo de Cook es un avance interesante con respecto a ambas cuestiones.
  • La presencia de ansiedad, de depresión o de ambas manifestaciones a la vez es un efecto bastante común de la mayoría de las enfermedades crónicas.
  • El enfermo puede ser plenamente sincero al explicar que no padecía una tensión psicosocial particular antes del inicio de la fibromialgia o bien que la tensión que padece en la actualidad es más una consecuencia que una causa de esta. En muchos de los casos, los afectados carecen de antecedentes psiquiátricos y las edades y las situaciones en las que se desencadenan estas enfermedades no son en absoluto las típicas de la histeria.
Y por último, todas esas consideraciones sobre la causa de estas "enfermedades de moda" es posible que no se hicieran si la mayoría de los afectados fueran hombres, en lugar de mujeres.


Síntomas Fibromialgia

El síntoma principal de la Fibromialgia es el dolor.

Las localizaciones exactas del dolor se denominan puntos de sensibilidad, los cuales se encuentran en el tejido blando de la parte posterior del cuello, los hombros, el esternón, la región lumbar, las caderas, las espinillas, los codos y las rodillas. El dolor se irradia entonces desde estas áreas.

El dolor se describe como profundo, que se irradia, torturante, punzante o urente y varía de leve a severo.

Las articulaciones no se afectan, aunque el dolor puede sentirse como si proviniera de ellas.

Las personas con fibromialgia tienden a despertarse con dolores y rigidez en el cuerpo. Para algunos pacientes, el dolor mejora durante el día y aumenta nuevamente durante la noche, aunque muchos pacientes con fibromialgia presentan dolor implacable durante todo el día.

El dolor puede aumentar con la actividad, el clima húmedo o frío, la ansiedad y el estrés.

La fatiga y los problemas con el sueño se ven en casi todos los pacientes con fibromialgia. Muchos se quejan de que no pueden conciliar el sueño ni permanecer dormidos y se sienten cansados cuando despiertan.

Otros síntomas pueden abarcar:
  • Síndrome del intestino irritable con gases y diarrea y estreñimiento alternando
  • Dificultades de memoria y problemas para pensar claramente
  • Entumecimiento y hormigueo en manos y pies
  • Palpitaciones
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio
  • Estado anímico deprimido o triste
  • Jaquecas o migrañas tensionales

Tratamiento de la Fibromialgia

No existe aun un tratamiento curativo para la Fibromialgia, pero si diversidad de tratamientos variados con efectividad variada según paciente.

Fármacos
Farmacológico:
El tratamiento farmacológico en general es decepcionante aunque existen pacientes en los cuales los tratamientos son efectivos parcialmente.
  • AINES(antiinflamatorios).
  • Antidepresivos.
  • Relajantes musculares.
  • Fármacos que aumenten el nivel activo de serotonina en el cerebro.
  • Infiltraciones de anestésicos en los puntos dolorosos.
  • Utilización de Hormonas del Crecimiento

Mejora de la calidad del sueño:
La Fibromialgia se asocia frecuentemente al Insomnio, por lo que muchos tratamientos inciden en mejorar la calidad del sueño.
  • Técnicas de relajación.
  • Masoterapia
  • Fitoterapia
  • Sofrologia
  • Hipnosis

Rehabilitación: Ejercicio físico:
  • Ejercicios Aerobigo
  • Estiramientos musculares.
  • Ejercicios respiratorios.
  • Ejercicios para movilizar la musculatura dolorida.
  • Ejercicios cardiovasculares.
  • Ejercicios de potenciación muscular.
  • Ejercicios flexibilizantes.
  • Tai-Chi

Otros:
  • Acupuntura y auticuloterapia
  • Dietas Alimentarias variadas (sin gluten, etc)
  • Ozonoterapia
  • Musicoterapia
  • Alimentación Adecuada
  • Remedios Naturales
  • Geoterápia

Problemas Asociados a la FM

Además de dolor y agotamiento, hay una cantidad de síntomas/síndromes generalmente relacionados con la Fibromialgia Igual que el dolor y el agotamiento, la severidad de estos síntomas/síndromes tiende a acrecentar y disminuir y por eso, la molestia que les ocasionan a los pacientes varía de acuerdo con la severidad.

Típicamente, los pacientes de la FM sufren de uno o más de los siguientes síntomas típicos:

Dolor CrónicoAnquilosamiento: Además del dolor, la rigidez del cuerpo puede representar un problema agobiador para las personas con Fibromialgia Esta rigidez puede notarse particularmente temprano en la mañana, después de permanecer sentado por períodos prolongados o de estar de pie sin moverse, o por cambios de la temperatura o de la humedad relativa. Incremento de dolores de cabeza o de la cara: El dolor de cabeza/en la cara frecuentemente resulta de músculos del cuello o de los hombros extremadamente anquilosados o sensibles, transmitiendo el dolor hacia arriba. También puede acompañar una disfunción de la articulación temporomandibular (conocida por las siglas en inglés "TMJ"), una condición que afecta a aproximadamente una tercera parte de los pacientes con Fibromialgia que afecta las articulaciones de las mandíbulas y los músculos correspondientes.

Trastornos del sueño: A pesar de dormir las horas suficientes, los pacientes que sufren de la FM pueden despertarse y sentirse todavía cansados, como si hubieran dormido apenas. Por otra parte, pueden experimentar dificultades al tratar de dormirse o en mantenerse dormidos. Se desconocen las razones por las que la Fibromialgia causa que el sueño no sea reparador y otras dificultades del sueño. Sin embargo, las primeras investigaciones que se hicieron en laboratorios de sueño sobre la FM documentaron interrupciones en la etapa más profunda del sueño (la etapa delta) de algunos pacientes con Fibromialgia.

Trastornos cognoscitivos: Las personas que tienen Fibromialgia informan sobre una variedad de síntomas cognoscitivos que tienden a cambiar de día en día. Estos incluyen dificultad para concentrarse, "lentitud mental", "fibro-neblina", lapsos de memoria, dificultad para recordar palabras/nombres y un sentirse fácilmente abrumada al enfrentarse con varias cosas que hacer a la vez.

Malestar abdominal: Muchas personas con la FM experimentan trastornos digestivos, dolores abdominales, meteorismo, estreñimiento y/o diarrea. Estos síntomas se conocen colectivamente como el "síndrome del colón irritable" o por las siglas en inglés IBS ("irritable bowel syndrome"), en español SII. Además, algunos pacientes tienen dificultad para pasar alimentos, lo que según la investigación es un resultado de anormalidades objetivas en el músculo liso que funciona en el esófago.

Problemas genitourinarios: Es posible que los pacientes con la FM se quejen de un aumento en la frecuencia o de mayor urgencia para orinar, típicamente, sin una infección de la vejiga. Algunos pacientes pueden presentar una condición más crónica que es la inflamación dolorosa de la pared de la vejiga, lo cual se conoce como “cistitis intersticial” (CI). En las mujeres, la FM puede ocasionar que los períodos menstruales sean más dolorosos o que los síntomas de la FM se vuelvan peores durante ese tiempo. En las mujeres, también pueden presentarse otras condiciones, tales como la vestibulitis vulvar o vulvodinia, caracterizadas por dolores en la región de la vulva y por dolores durante el coito.

Parestesia: A veces, el SMF se asocia con un entumecimiento u hormigueo (por ejemplo, en las manos o los pies). También conocida como parestesia, la sensación se puede describir como picazón o ardor.

Puntos miofasciales hipersensibles: Un número significativo de pacientes con la FM tienen una condición neuromuscular conocida como el "síndrome del dolor miofascial" (MPS, siglas en inglés) en el que se forman unos puntos extremadamente dolorosos (puntos hipersensibles) distribuidas en bandas encogidas en los músculos u otros tejidos conectivos, muchas veces a consecuencia de una herida resultando de movimientos repetitivos, postura incorrecta durante períodos largos o enfermedad. No son solamente muy dolorosos sino que transmiten el dolor a otras partes del cuerpo en maneras fáciles de predecir. A diferencia de las maneras en que la FM afecta todo el cuerpo, el síndrome del dolor miofascial es una condición localizada en áreas muy específicas, típicamente en el cuello, los hombros o en la cintura. El TMJ se considera una forma de este síndrome.

Síntomas del tórax: Los que tienen la Fibromialgia y participan en actividades que les obligan a inclinarse hacia adelante (p. ej., escribir a máquina o sentarse a un escritorio, trabajar en una línea de producción, etc.) muchas veces tienen problemas particulares con dolores del pecho o las partes superiores del cuerpo, o sea dolores y disfunciones torácicos. A menudo, estos dolores van acompañados de jadeos y problemas de postura. Algunos pacientes pueden también presentar una condición llamada “costocondralgia” (también conocida como costocondritis), que es un dolor muscular en donde las costillas se unen al esternón. A veces esto se confunde con una enfermedad cardíaca. Las personas que tienen la FM son susceptibles a una condición cardíaca generalmente asintomática llamada prolapso de la válvula mitral (PVM) en la cual una de las válvulas del corazón se hincha durante un latido, causando un chasquido o soplo. Por lo general, un PVM no es motivo de preocupación en los pacientes con la FM a menos que haya otra condición cardíaca. (Nota: Cualquier persona que experimente dolor torácico, deberá consultar siempre a un médico inmediatamente.)

Desequilibrio: Los pacientes con la FM pueden experimentar problemas de desequilibrio por una variedad de razones. Ya que se cree que la fibromialgia afecta los músculos esqueléticos de seguimiento de los ojos, pueden experimentarse náuseas o “confusión visual” al conducir un carro, al leer un libro o ya sea al seguir objetos con la vista. (Las dificultades con los músculos lisos del ojo también pueden ocasionar otros problemas de foco.) Puede ser también que el tener músculos débiles, o puntos hipersensibles en el cuello o una disfunción de TMJ pueden producir desequilibrio. Los investigadores del Johns Hopkins Medical Center también han demostrado que algunos pacientes con la FM tienen una condición conocida como “hipotensión de origen neurológico” lo que causa, al ponerse de pie, un bajón en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca, produciendo mareos, náuseas y dificultad para pensar con claridad.

Sensaciones en las piernas: A veces, algunos pacientes de la FM presentan un trastorno neurológico conocido como el “síndrome de las piernas inquietas” (“restless leg syndrome, siglas en inglés, RLS). Esta condición es caracterizada por un impulso incontrolable de mover las piernas, sobre todo cuando se está descansando o reposando. Un estudio reciente reveló que tal vez el 31% de los pacientes con la FM tenga el RLS. El síndrome también puede ocasionar movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño (“periodic limb movement syndrome”, o PLMS, siglas en inglés), lo que puede ser muy molesto al paciente y a su pareja.

Hipersensibilidad sensorial/síntomas alérgicos: La hipersensibilidad a luz, a sonidos, toques y olores ocurre frecuentemente con los pacientes con la FM y se cree que resulta de una hipervigilancia del sistema nervioso. Además algunas personas con la FM pueden tener escalofríos o frío mientras que otros cerca se sienten a gusto; o puede que tengan calor mientras que otros no. Pueden tener reacciones parecidas a las alérgicas a una variedad de sustancias acompañadas de la comezón o el sarpullido, o los pacientes tal vez experimenten una forma de rinitis no alérgica caracterizada por la constipación o excreciones de la nariz y dolor en los senos nasales, pero sin las reacciones inmunológicas que se dan en las condiciones alérgicas. Sin embargo, cuando se presentan tales síntomas, por lo general no se nota ninguna respuesta del sistema inmune como la que se puede medir en las reacciones verdaderamente alérgicas.

Problemas de la piel: Síntomas molestos, como prurito, resequedad o manchas, pueden acompañar la FM. Los pacientes con Fibromialgia también pueden experimentar una sensación de hinchazón, particularmente en las extremidades, como en los dedos. Una queja común es que el anillo ya no le cabe. Sin embargo, este tipo de hinchazón no es equivalente a la inflamación asociada con la artritis; más bien, es una anomalía localizada de la Fibromialgia cuya causa es desconocida actualmente.

Depresión y ansiedad: Aunque con frecuencia, los pacientes con la FM son diagnosticados incorrectamente con trastornos de depresión o ansiedad, (“estás imaginándolo todo”), la investigación ha mostrado repetidas veces que la Fibromialgia no es una forma de depresión ni de hipocondría. Sin embargo, siempre que la depresión o la ansiedad ocurran con la Fibromialgia es importante su tratamiento ya que estas condiciones pueden exacerbar la FM e interferir con el manejo exitoso de los síntomas.

Sensibilidad a la temperatura: Los que sufren de la Fibromialgia tienden a tener una sensibilidad inusitada a la temperatura ambiente. A diferencia de otras personas en su alrededor, algunos pacientes tienen frío en forma anormal, mientras que otros tienen calor también en forma anormal. A veces, se manifiesta una sensibilidad inusitada al frío en las manos o en los pies, acompañada de cambios de color en la piel. Esta condición se conoce como el "Fenómeno de Raynaud".


Fuentes:http://es.wikipedia.org/wiki/Fibromialgia; http://scielo.isciii.es/pdf/cmf/n38/original2.pdf; http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000427.htm; http://www.fibromialgia.nom.es/sintomas_sindromes_asociados_fibromialgia.html; “Inspirado y adaptado libremente del texto “Fibromialgia: por sus síntomas la conoceréis”, del Dr. Ferran J. García Fructuoso , FMAware;2002 (Julio): p.16-18”.

Sobre Mí:

Desde El Puerto de Santa María, Cádiz, os doy la bienvenida a mi pequeño rincón. Madre de un niño con TEA, pensionista, esposa, bloguera y friki. Gracias por tu visita y comentarios!


Siguenos en: Twitter | Facebook | Google Plus

Comentarios