Cambio de Actividades

Cambio de Actividades

Cambio de Actividades -  Hace una semana nos quedamos sin actividad deportiva para el peque. Su clase de Deportes de Equipo no llegaba al cupo mínimo para que la clase siguiera y se canceló definitivamente. Las lágrimas y el llanto de mi niño al tener que irnos por donde vinimos, y despedirse de su entrenador tras dos años fueron desbordantes.

Teníamos que buscar algún sitio para hacer deporte pronto, pero no cualquier deporte.

Fútbol? A Saúl no le gusta el fútbol, ni lo entiende ni le importa absolutamente nada que venga del fútbol. Solo le gusta jugar con la pelota cuando hay niños, porque su único fin es jugar con niños, sea como sea. Si le preguntas por su equipo, te dice el Madrid, porque alguien le habrá dicho que lo diga, porque ni sabe lo que es el Real Madrid. En casa tiene camisetas del Barça, y la equipación de España, se la pone si se la pones y si no, pues nada. Cuando juega al fútbol no toca pelota, al ser tan grandote, y sin agilidad, la ve de lejos, y enseguida se aburre o se enfada, que es peor. Fútbol, no.

Baloncesto? Sería lo ideal para su constitución grande y su pesadez, pero en el cole tampoco hay equipo, y no he encontrado donde llevarlo cerca.

Natación? Eso intentamos a principio de verano, hasta hizo las pruebas de actitud. Pero aun estoy esperando la plaza, y cada día que pasa mas miedo al agua tiene. Habrá que esperar que llegue la primavera y abran la piscina de casa.

Vela? Equitación? ... Caro, caro, muyyy caro!!

 Artes Marciales? De inicio no era nuestra preferencia. Aunque a mi siempre me han gustado, no estábamos seguros de que fuera la actividad que mas le favorecía. Pero el otro día vi que cerca de casa, justo a dos calles, había niños con kimonos, saliendo y entrando de un local. Hoy paseando por el barrio me acerque con el peque y vi que era un club de Taekwondo, y que había una clase llena de niños de 8 a 10 años. Entré a informarme, y en menos de 5 minutos el niño ya tenía los zapatos quitados y estaba dentro de la clase para "probar".

Lo he visto desde fuera, como pegaba saltitos, hacia estiramientos en el suelo y entrenaba con los demás niños. (Lo han puesto con los niños de esa edad por su tamaño y altura). Ha salido super contento, y pidiéndome un "chándal con cinturón" (Dobok).

Ha sido todo tan rápido y sin pensar, que espero que le siga gustando. El señor que me atendió conoce el Síndrome de Asperger por otro alumno (que ahora es cinturón negro), así que me quedo mas tranquila, y veremos como va la cosa.

Sobre Mí:

Desde El Puerto de Santa María, Cádiz, os doy la bienvenida a mi pequeño rincón. Madre de un niño con TEA, pensionista, esposa, bloguera y friki. Gracias por tu visita y comentarios!


Siguenos en: Twitter | Facebook | Google Plus

Comentarios