Facebook

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Buscar este blog

Follow by Email

About Me

authorHello, my name is Jack Sparrow. I'm a 50 year old self-employed Pirate from the Caribbean.
Learn More →

Tags

Categories

My Instagram

Follow Us

Facebook

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Follow Us

Author

About Me
Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat. click here →

Author Details

miércoles, 19 de agosto de 2015

Historia de un Diagnostico Anunciado

Historia de un Diagnostico Anunciado
Historia de un Diagnostico Anunciado - Mi hijo tiene Autismo.

Me da igual qué tipo de clasificación del TEA (Trastorno Espectro Autista) usemos. En la clasificación X se le llama Autismo Leve, en la clasificación Y se le llama Asperger, y en la clasificación W Trastorno General del Desarrollo (TDG). Me da igual cómo lo clasifiquemos, pues todo nos lleva a lo mismo.

Lo diagnosticaron en mayo de 2014, ya tenia 5 años. Sin embargo en casa sospechábamos que tenia autismo desde bebé. El problema: que yo sabia demasiado del Autismo, siempre me interesó el tema y había leído muchísimo cuando estudiaba Educación Infantil.

El exceso de información hacia que yo viera signos prácticamente desde que me lo dieron en el hospital y me giró los ojos al empezar a mamar, sin mirarme. El exceso de información me hacia pensar que todos esos signos que yo veía eran producto del exceso de celo. Que tuviera un pariente muy cercano con Asperger me frenaba mas aun: "debo ver fantasmas por conocer el tema demasiado".

Cuando el niño andaba de puntillas, pensaba que no era una señal evidente de nada. Cuando tenia 2 años y casi no hablaba pensaba que el retraso del lenguaje era normal, como el de su padre a su edad. Cuando se volvía loco con los ruidos y se tapaba las orejas me autoconvencía de que simplemente era un niño asustadizo.

Si corría mirando de rabillo a la pared, o giraba sobre si mismo sin marearse, o tenia tics o movimientos repetitivos, simplemente escuchaba lo que los demás decían "Bah, son cosas de niños". Pero yo seguía pensando que mi hijo tenía autismo.

Al comenzar el colegio no quise decir nada a su profesora. Evité contagiarle mis sospechas y que, como profesional, lo tratara sin dudas previas. Ya el primer año comenzaron las frases como "Atención Dispersa" en sus anotaciones. Tras las conductas "extrañas" del niño me pidieron permiso para evaluarlo por parte del centro. Y tras meses de evaluarlo me aconsejaron llevarlo al especialista.

Me dieron todos los informes y pruebas que le había hecho y en mayo fuimos Psiquiatría Infantil. En menos de media hora la doctora lo diagnostico sin duda alguna. Incluso otra de las psicólogas del centro me dijo una vez que era rarísimo que no fuera diagnosticado antes, pues era un caso clarísimo solo con hablar con el niño unos minutos.

Ahora todo es muy claro, veo los vídeos de cuando era pequeño y me cuesta creer que no viera lo evidente. Una cosa es pensar en que ciertas conductas son normales y otra es verlas como no normales y aun así negar lo que en el fondo siempre supe.

Cuando por fin lo diagnosticaron, lo que en otros casos es un momento duro y difícil de aceptar, para nosotros fue un alivio. Tras 5 años de dudas continuas, de no poder poner un nombre a ciertas conductas, por fin podíamos buscar ayuda y tratamientos.

Mi hijo tiene Autismo, siempre lo hemos sabido, pero nunca lo hemos querido creer. Hasta ahora.

2 en: "Historia de un Diagnostico Anunciado"
  1. Hay que ser muy valientes, a veces queremos pensar que no pasa nada, pero lo mejor es actuar, las terapias necesarias y los tratamientos adecuados hacen la diferencia, lo mismo sentí con mi Sebas, que no es el mismo caso el no tiene TEA, cuando al año no hablaba, todos nos decían (hasta mi esposo) "ya hablará" pero no, no habló, ni habla, el tiene déficit del lenguaje expresivo y yo demoré casi medio año en buscar terapias para él...aún no habla pero llegará el día que lo haga....
    como digo hay que ser valientes, por ellos, para ayudarlos, para acompañarlos en los retos que tienen por delante

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Cuando una es madre siempre quiere lo mejor para su hijo, que sea un bebé sano y fuerte. Ante cualquier mínima sospecha muchas veces nos tapamos los ojos y los oídos y es normal. Yo también soy maestra de infantil aunque nunca he tenido un caso tan de cerca. Por suerte actualmente las terapias ayudan muchísimo. Lo mejor es que tiene una madre como tú, que sabe del tema y que se va a involucrar plenamente con él. Un abrazo cariño!

    ResponderEliminar